artículos

¿Por qué las tecnologías y prácticas obsoletas fallan a los procesadores de plástico?

Escrito por CyFrame

Compartir

FacebookTwitterLinkedInEmail
New technologies vs outdated business practices

¿Puedes continuar invirtiendo en personalización de tecnología obsoleta mientras tratas de ganar eficiencia en tu operación de procesamiento de plástico?

¿Continúas invirtiendo una gran cantidad de dinero sólo para acabar teniendo un sistema interno propio que es complejo y único para el cual debes ahora invertir en recursos internos de TI para darle soporte?

 ¿Sigues dependiendo de los procesos manuales basados en papel?

Cuándo se habla de sistemas de software en las industrias de moldeo y de extrusión de plásticos, la mayoría de los propietarios de negocios tienen un reflejo inmediato para actualizar los sistemas existentes y a menudo pasa que se ignoran los procesos y el flujo de trabajo en su conjunto.

Desafortunadamente, esto conduce a resultados no deseados, tales como:

  • Agrega complejidad al proceso
  • Introduce nuevos puntos que son fuentes potenciales de fracaso
  • Dependencia de los recursos de TI
  • Dificultad para capacitar al nuevo personal
  • Bajos niveles de integración / eficiencia en la producción

Afortunadamente, existen enfoques más simples y menos costosos que pueden producir grandes mejoras en la eficiencia y la rentabilidad de la empresa al coordinar las operaciones, eliminar la duplicación y aprovechar las mejores prácticas y metodologías.

En el campo de la personalización continua de software, de su integración parcial y de su interconexión, debes preguntarte si la actualización de un sistema aislado es el curso de acción adecuado, esperando que funcione perfectamente con otros sistemas y departamentos, o si es hora de tener un enfoque holístico y revisar todos los procesos de producción y cómo deben éstos trabajar en conjunto de manera fluida para mejorar la eficiencia de las operaciones.

La mayoría de las empresas siguen utilizando una gran variedad de sistemas autónomos, algunos bastante antiguos y propensos a errores, a pesar de invertir constantemente en tecnología. La realidad es que continuar trabajando sobre estos sistemas representa un aprovechamiento limitado de los recursos y constituye una distracción a la hora de racionalizar y eliminar tareas manuales, reemplazar informes propensos a errores y eliminar los retrasos del flujo de información de un departamento a otro.

La energía invertida en actualizar, reemplazar y modificar los módulos de software existentes en un intento para que múltiples sistemas trabajen al unísono con los requisitos de negocio siempre cambiantes es un esfuerzo poco exitoso que sólo genera mejoras limitadas. Lo que inevitablemente ocurre es la necesidad de mantener registros duplicados tales como múltiples archivos de clientes y proveedores. Los miembros del equipo de TI luego buscarán integrar los dos sistemas, pero este es un esfuerzo incompatible. Es tan ilógico como tratar de fusionar una tableta en una máquina de escribir, es un Frankenstein.

Al principio puede parecer una solución rápida, justificada como la acción correcta, sobre todo si se han invertido bastante tiempo y recursos durante muchos años. Sin embargo, continuar invirtiendo fuertes cantidades para terminar con un sistema híbrido complejo y único que a su vez introducen nuevos puntos potenciales de error puede tener fueres consecuencias en la operación.

A medida que la tecnología cambia, todos estos sistemas departamentales necesitarán más actualizaciones y nuevas versiones que podrían no funcionar con la personalización existente y causarán problemas de compatibilidad y nunca dejarán de requerir soporte. Es similar a un jugador de tenis haciendo malabares con 14 bolas cuando su objetivo final es jugar al tenis.

Las consecuencias

Con el tiempo, todas estas actualizaciones y nuevas versiones de los programas darán lugar a una cultura de TI dentro de la empresa, que desgasta las ganancias y la aparta del objetivo final de fabricar artículos de plástico de calidad con menor costo posible de producción.

Todo lo anterior sin mencionar que cada dólar invertido en la actualización de software o en la creación de integraciones adicionales, hace que cada vez sea mucho más difícil tomar la decisión de invertir en un enfoque integral que coordine todas las operaciones. Dar soporte a metodologías obsoletas no sólo es una pérdida de tiempo y dinero, sino que además podría frenar el crecimiento de la empresa mientras sus competidores fortalecen sus posiciones.

La integración de múltiples sistemas conduce inevitablemente a una serie de consecuencias negativas. Los gerentes y directores – con la mejor de las intenciones- podrían enfocarse en mejorar un proceso individual sin considerar su impacto en las dependencias y relaciones interdepartamentales. En la gran mayoría de los casos, esto producirá complejidad adicional de TI y una estructura para la cual es necesario que la empresa asigne recursos con el fin de asegurar su manutención y soporte.

Las empresas que continúan invirtiendo en la personalización están construyendo una infraestructura que es única para su empresa y que presenta retos de mantenimiento y soporte. Se convierte en una aplicación única para la que ninguna otra empresa en el mundo puede permitirse la asignación de recursos para prestar los servicios de soporte… incluyendo la tuya

Enfoque holístico: Adopte una perspectiva diferente, permítase apreciar el panorama general

Su objetivo debe ser integrar todos los procesos en un flujo de trabajo simple que elimine los silos departamentales.

Por ejemplo, la conversión de una cotización a un pedido debe seguir un flujo de trabajo de sistema -con toda la información de ingeniería adjunta- que demuestre fácilmente cómo la programación de este trabajo afecta a todas las operaciones posteriores. ¿Necesitará este trabajo material asignado a otro trabajo? De ser así, la compra, la planeación, la programación y el servicio al cliente deben ser notificados y trabajar armoniosamente hacia el objetivo de cumplir con la entrega de este pedido, e igual de importante, minimizar cualquier impacto negativo sobre otras series de producción.

Pero eso es sólo la mitad de la solución. La otra mitad es trabajar con expertos en la materia que “lo hayan logrado antes”. Esto es tan importante para su éxito como elegir el sistema integrado correcto.

Estos expertos tendrán una comprensión nativa del flujo de trabajo y las mejores prácticas en las industrias de moldeo y extrusión de plásticos y se concentrarán en los requisitos críticos de la planta, tales como la gestión de sustituciones de recetas, la certificación de materiales, la trazabilidad del control de lotes y el impacto que tienen estos sobre la calidad y el inventario. Los expertos de la industria ofrecen escenarios positivos, como racionalizar los pasos en el proceso desde la confirmación de pedidos hasta la eficiencia de la producción, el seguimiento, el envío y la facturación.

Los moldeadores y extrusores de plásticos requieren en última instancia una solución experta integrada; una que les permita manejar todo – desde la compra de materias primas hasta el seguimiento de productos terminados, el cálculo de costos y el envío – junto con un socio de integración experimentado que se centra únicamente en proveer un valor agregado a la industria de procesamiento de plásticos de manera constante.

El resultado

Los resultados son: procesos intuitivos integrados y una estructura de gestión más sencilla y eficaz que no sólo se ajusta a su empresa de manera natural, sino que crecerá con los requisitos siempre cambiantes, soportará las nuevas tecnologías y le permitirá seguir su dirección estratégica.

Es realmente el momento de matar al monstruo de Frankenstein y sentar las bases para los próximos diez años de operaciones racionalizadas y crecimiento sostenible