artículos

Supervivencia de Procesadores de Plásticos – Adaptarse o Salir del Mercado

Escrito por CyFrame

Compartir

FacebookTwitterLinkedInEmail

El compromiso constante y continuo con las mejoras de procesos

Las empresas de plásticos pueden agruparse en dos categorías: aquellas que tienen una visión a futuro y aquellas que apenas se mantienen a flote. Las empresas que tienen una visión a futuro permanecen constantemente atentas a los cambios que puedan afectar sus mercados y su negocio y siempre están buscando maneras de mejorar el rendimiento; las del otro grupo están ocupadas con la supervivencia del día a día, haciendo lo que siempre han hecho y con la esperanza de que puedan seguir compitiendo.

Aunque casi todas las empresas del mundo consideran que hacen parte del primer grupo, las acciones valen más que las palabras. Las empresas que sólo hablan de mejora continua pero no ponen en práctica dichas políticas, inevitablemente sufrirán lo que en la comunidad médica se conoce como “falla de crecimiento”.

Muchas empresas han adaptado Lean Manufacturing como su principal herramienta para la mejora de procesos. Lean puede (y en efecto logra) ofrecer mejoras excepcionales en cuanto al rendimiento, la eficiencia y la reducción de costos para muchas empresas en todo el mundo. Sin embargo, en algunas ocasiones, las iniciativas Lean pueden ofrecer grandes resultados en el corto plazo con beneficios que son temporales o que pueden alcanzar cierto nivel y detenerse, justo antes de comenzar a desvanecerse.

Dichas empresas consideran que Lean es un proyecto cuando en realidad Lean debe ser una cultura empresarial.

Mejorar los procesos y eliminar las pérdidas de material LEER MÁS:
Existen ciertas técnicas asociadas con Lean Manufacturing que incluyen los mapas de flujo de valor, 5s, Kaizen, la producción de flujo sincronizado, el reabastecimiento Kanban y otros. Si bien éstas técnicas pueden ser la encarnación visible de una iniciativa Lean Manufacturing, no son más que sus manifestaciones externas. El cambio en el pensamiento “desde adentro” es lo que realmente impulsa el ambiente Lean.

Los altos ejecutivos y gerentes de las empresas de plásticos pueden fácilmente pasar por alto el hecho de que ser verdaderamente “lean” no es sólo aplicar las herramientas y transformar la mecánica de la empresa para cumplir con una visión de cómo opera una fábrica lean en la industria de plásticos. Ese cambio en los procesos sin duda tendrá un efecto, pero este podrá ser superficial y muy probablemente temporal. La transformación Lean real va más allá.

El pensamiento Lean es una actitud de acuerdo con la cual uno nunca debe estar satisfecho con el status quo. Una organización Lean está buscando constantemente oportunidades para mejorar, centradas en la definición Lean de los 8 tipos de “desperdicios”. Es ampliamente reconocido que la organización no podrá eliminar por completo todos los residuos y en consecuencia siempre habrá algo más por hacer; en otras palabras, Lean es un viaje, no un destino.

Las 8 fuentes de desperdicio, por cierto, son los siguientes:

  • Movimiento – Doblar, girar, alcanzar, levantar
  • Espera – Materiales, información, instrucciones, equipos
  • Transporte – Desplazamiento de personas, productos e información
  • Defectos – Reprocesamiento, pérdidas, documentación incorrecta
  • Inventario – Almacenamiento de materiales, partes, piezas, productos, documentación antes de que sean requeridos
  • Sobreproducción – Hacer más de lo que se requiere de manera INMEDIATA
  • Procesamiento en exceso- Tolerancias más estrictas o materiales de calidad mayor a la requerida
  • Habilidades – Subutilización de las capacidades, delegación de tareas con una formación inadecuada

Aunque las categorías por si solas no son particularmente significativas, tomadas en conjunto definen una visión completa de todo lo que ocurre en una planta, oficina u otro espacio de trabajo. Aprender y vivir en esta visión Lean del mundo hace que la gente tome conciencia de las oportunidades para identificar desperdicios y las oportunidades de eliminar las prácticas que llevan al desperdicio.

La mejora continua es una parte bastante importante de casi absolutamente todos los programas de mejora del rendimiento que existen: Just-in-Time, Gestión de la Calidad Total, Six-Sigma, Mantenimiento Productivo Total, y muchos otros que han surgido a lo largo de los años. La implementación y el uso de un sistema ERP es también un marco de trabajo para la mejora continua. Un ERP que ha sido adecuadamente seleccionado y que resulta apropiado para el segmento de mercado específico (plásticos, moldeo por soplado e inyección, extrusión de perfiles y de láminas, soplado de películas y conversión) está construido alrededor de las mejores prácticas de la industria que pueden servir como guía para la transformación de los procesos de una compañía hacia el liderazgo y, sí, la mejora continua.

Este aspecto que todos ellos tienen en común refleja la realidad de que siempre hay algo más que se puede hacer y siempre hay algo más que se puede lograr. Incluso si usted consiguiera realizar algo completamente bien la primera vez, las cosas cambian y las nuevas oportunidades se revelan si usted continúa observando (teniendo en mente las 8 fuentes de desperdicio).

A menudo, los líderes de las compañías no entienden el verdadero valor de una mentalidad de mejora continua, y muchos de ellos no tienen la paciencia para implementar este proceso de cambio a largo plazo. Los líderes tienen que contener ellos mismos el impulso de siempre esperar obtener resultados inmediatos y reconocimiento instantáneo o rentabilidad altísima. Las empresas pueden beneficiarse en esta búsqueda mediante el aprovechamiento de la experiencia y los conocimientos de consultores que han ayudado a otras empresas a sobresalir. Los consultores de Cyframe, además de tener un conocimiento detallado y extenso de nuestro software y su uso en empresas similares a la suya, son ingenieros industriales con una amplia experiencia, que pueden ayudarlo a realizar ajustes a sus procesos y a reducir los residuos y tareas sin valor agregado en toda la empresa.

El éxito en la construcción de una organización Lean eficaz requiere persistencia implacable, un rasgo importante que no es común en las personas o las organizaciones. Las pequeñas mejoras del día a día se acumulan con el tiempo; después de unos meses, usted podrá mirar hacia atrás y darse cuenta de lo mucho que ha logrado. Una cultura empresarial de mejora continua proporciona una dirección coherente y un enfoque singular hacia el progreso lento y constante que faculta a todos los miembros de la organización para contribuir a resultados extraordinarios con el tiempo.